Sabado de Inauguración

3 agosto, 2018

El Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Maczul, presenta las imágenes de nuestro “Sábado de Inauguración”, realizado el pasado 28 Julio del 2018, donde inauguramos un nuevo programa titulado “Un solo de…” con el artista Gregorio Boscán, quien nos presentó su obra “Textura de Agua”. También en #SalaMultimedia un video art titulado “El Jardín de Dendritas”  creado por los Visual Artist Valentina Izaguirre y Juan Delcán y por último, una presentación de Alejandro Morillo en “Intervenciones Sonoras II”.

 

Intervenciones Sonoras

“Los Nuevos sonidos del Arte”

Arte sonoro comprende un diverso grupo de prácticas artísticas que tienen como principal objetivo diferentes nociones del sonido, la escucha. Existen normalmente diferentes relaciones entre los ámbitos visual y auditivo del arte así como de la percepción por los artistas del sonido.

Como muchos géneros del arte contemporáneo, el arte sonoro es interdisciplinario por naturaleza, tomando formas híbridas. El arte sonoro se ocupa frecuentemente de aspectos como la acusticulistica, la psicoacústica, la electrónica, el noise, los medios de audio y la tecnología (tanto analógica como digital), el sonido ambiente, la exploración del cuerpo humano, Escultura Sonoras, instalaciones Sonoras, performance, poesía sonora y radio arte. Estos campos de actuación, son los más usados por los Artistas Sonoros y también está relacionado con el arte conceptual, el minimalismo, el spoken word, la poesía avant garde y el teatro experimental.

John Cage, uno de los representantes más importantes dentro del ámbito de arte sonoro y uno de los referentes primordiales de esta vanguardia, además es una de las figuras más importantes del arte contemporáneo, no solo por sus innovaciones en el campo de la música sino como pensador, escritor y filósofo.

La  definición de John Cage de la música (sonidos organizados en el tiempo), el arte sonoro sería música. Tiene que ver en general con obras artísticas que utilizan el sonido como vehículo principal de expresión, que lo convierten en su columna vertebral.

The music is all around us, all we have to do is listen.

August rush, 2007.

 

 

V+J

“El Jardín de Dendritas”, en palabras de Rodolfo Izaguirre, en su texto titulado:

Otros Colores para los Océanos

La liberación del lenguaje en las artes visuales abrió las puertas para la liberación de las imágenes. Pero cuando Marcel Duchamp mostró en 1917, en la Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York, un urinario titulado La fuente, y fue reconocido como la obra de arte más influyente del siglo XX, las artes visuales expandieron su campo y proliferaron las tendencias y se abrieron al mundo unas ventanas por donde pudieran escapar los artistas porque llegó un momento en el que el arte se convirtió en un ¡sálvese quien pueda! Nació el arte conceptual y el artista y sus cargas personales, el arrastre de su sangre y la fuerza de su memoria comenzaron a desvanecerse y prevaleció el concepto de la idea del arte más que el propio arte. ¡El reinado de la idea! Luego, los impetuosos avances de la tecnología, los fracasos de las ideologías, la era digital y las realidades virtuales determinaron que el teatro perdiera la base de sustentación que tradicionalmente encontraba en el texto; el cine extravió su veracidad cada vez que la imagen era modificada e intervenida y el mar podía tener ahora el color que quisiéramos, y terminamos por modificar la realidad a nuestro antojo e inventamos otras con mayor realismo e intensidad.

En esta oportunidad V+J nos presentan “El Jardín de Dendritas”, que, en palabras de Rodolfo Izaguirre, en su texto titulado “Otros Colores para los Océanos” nos expone: La liberación del lenguaje en las artes visuales abrió las puertas para la liberación de las imágenes. Pero cuando Marcel Duchamp mostró en 1917, en la Sociedad de Artistas Independientes de Nueva York, un urinario titulado La fuente, y fue reconocido como la obra de arte más influyente del siglo XX, las artes visuales expandieron su campo y proliferaron las tendencias y se abrieron al mundo unas ventanas por donde pudieran escapar los artistas porque llegó un momento en el que el arte se convirtió en un ¡sálvese quien pueda! Nació el arte conceptual y el artista y sus cargas personales, el arrastre de su sangre y la fuerza de su memoria comenzaron a desvanecerse y prevaleció el concepto de la idea del arte más que el propio arte. ¡El reinado de la idea! Luego, los impetuosos avances de la tecnología, los fracasos de las ideologías, la era digital y las realidades virtuales determinaron que el teatro perdiera la base de sustentación que tradicionalmente encontraba en el texto; el cine extravió su veracidad cada vez que la imagen era modificada e intervenida y el mar podía tener ahora el color que quisiéramos, y terminamos por modificar la realidad a nuestro antojo e inventamos otras con mayor realismo e intensidad.